Espumador de leche. ¿Cuál debería comprar?


Última actualización: noviembre, 2017

Hemos estado probando y buscando el mejor espumador de leche con buena relación calidad-precio. Finalmente hemos terminado con algunos que van realmente la pena. Con sus respectivos análisis adjuntamos una guía para espumar bien la leche. Aquí van.

Espumador de leche Vava

El que recomendamos más por su buena relación calidad-precio. Además es de los más vendido y bien valorados por lo que ya dice mucho de lo bien que está.

comprar espumador leche Vava barato
Ver oferta en Amazon

Precio: 44€
Valoración: opinión

Indicador de nivel. Este genial espumador de leche tiene tres prácticos indicadores de nivel en su interior, los cuales te ayudan a saber hasta dónde debes verter la leche para una finalidad específica. La línea situada más arriba sirve para cuando sólo quieres tomar leche caliente.

Por otro lado, la línea más al fondo de la jarra indica la máxima cantidad de leche que debes verter para hacer espuma, ya que ésta debe tener suficiente espacio disponible en la jarra.

Hace espuma con leche a cualquier temperatura

Sea cual sea tu combinación de café preferida, podrás usar este espumador de leche eléctrico VAVA para prepararla. El espumador de leche VAVA es capaz de generar cualquier tipo de espuma de leche. Ya sea caliente o fría, el VAVA podrá hacerlo. También puedes simplemente calentar la leche.

Ahorra espacio en la encimera

Si te preocupa ahorrar espacio en tu encimera, entonces éste es tu espumador de leche. Si tienes muchos recipientes de comida y electrodomésticos en tu encimera, entonces querrás ahorrar espacio.

El espumador de leche eléctrico VAVA tiene sólo la altura de una botella de refresco de cola, y una anchura de únicamente 15 centímetros incluyendo el asa. El fondo tiene sólo algo más de 10 centímetros de ancho. Estas medidas hacen que el espumador de leche VAVA sea un complemento excelente para ahorrar espacio en tu cocina.

Garantía

Si tienes algún problema con tu espumador de leche eléctrico VAVA, la empresa te anima a ponerte en contacto con su servicio de atención al cliente. VAVA te ayudará con tus preguntas y con las preocupaciones que puedas tener debido a cualquier parte defectuosa que en el producto.

Si tu espumador de leche VAVA presenta problemas como resultado de la negligencia del fabricante o la empresa, deberías ponerte en contacto con ellos para asegurarte de que consigues un producto que funcione correctamente. VAVA quiere que estés contento.

Limpieza sencilla

El exterior del espumador de leche eléctrico VAVA está hecho de acero inoxidable, mientras que el interior está hecho de un material antiadherente fácil de limpiar. Como siempre querrás limpiarlo de manera inmediata, sólo tendrás que enjuagarlo con agua y un poco de jabón.

Igual que ocurre con la mayoría de los espumadores de leche, el VAVA no debe meterse en el lavaplatos. Sin embargo, la superficie interior antiadherente hace que sea muy fácil de limpiar.

Silencioso

La mañana es tranquila, y no querrás alterar esa tranquilidad con máquinas ruidosas. El espumador de leche eléctrico VAVA está concebido para ser muy silencioso. La bobina doble situada en el interior de la máquina permite crear leche espumosa sin hacer demasiado ruido.

Diseño moderno de acero inoxidable

El acero inoxidable siempre hace que los electrodomésticos tengan un aspecto genial. El exterior del espumador de leche VAVA está hecho de acero inoxidable. Además, el VAVA también tiene un moderno diseño en forma de cilindro que encaja con muchos estilos de cocina. Los detalles en plástico mate completan el diseño moderno y hacen que el VAVA tenga un buen aspecto.

Capuchinos y lattes

Este espumador de leche VAVA te permite preparar deliciosos lattes y capuchinos desde la comodidad de tu hogar. Además, el botón de encendido/apagado fácil de usar y la luz indicadora te facilitan la labor de preparar tu café con leche. Comprar el espumador de leche VAVA puede cambiar por completo tu experiencia cafetera matutina. Por otro lado, con la ayuda de un espumador puedes probar distintos tipos de café con leche.

Precio

Por menos de cuarenta euros, este excelente espumador de leche tiene un precio razonable y funciona bien. La idea es ahorrar dinero, así que no hay ninguna necesidad de gastarse demasiado en un espumador de leche. Este espumador de leche eléctrico VAVA proporciona una excelente leche espumada a un precio razonable.

Conclusión

Hoy en día, preparar tu propia bebida de café deliciosa por la mañana es pan comido. Con cafeteras de cápsulas fáciles de usar y muchos sabores distintos disponibles, puedes tomar una nueva combinación de café cada día de la semana.

Durante la última década, los espumadores de leche han hecho su aparición en el mundo del café para llevar esta bebida a otro nivel. El espumador de leche eléctrico VAVA es un nuevo miembro de la familia de espumadores para el café. El VAVA es un espumador de leche con un precio razonable que deberías considerar añadir a tu rutina matutina.

Espumador Arendo Milkloud

Dado que muchos consumidores consideran el café latte, el capuchino o el chocolate caliente como algo necesario en sus vidas, es imprescindible tener una máquina que permita preparar capuchinos perfectos. El espumador Arendo Milkloud es ese dispositivo, debido a que sólo utiliza materiales de la más alta calidad.

comprar espumador de leche barato
Ver oferta en Amazon

Precio: 47€
Valoración: opinión

Además, todos sus componentes están pensados con una gran atención al detalle para que este espumador funcione siempre a la perfección, sobre todo a la hora de preparar espuma de leche cremosa. Ésta es exactamente la razón por la que Arendo se ha ganado un sólido lugar en el mercado.

Caja. Bien elegida

Quienes opten por el espumador de leche Arendo Milkloud no sólo obtendrán la máquina, sino también un utensilio para remover, un cepillo para la espuma de leche, un pequeño manual y una base.

El cable de conexión está integrado en el panel inferior, lo que asegura que inmediatamente después de la entrega, el consumidor pueda preparar una espuma de leche perfecta.

Colocación. Sin problemas

No hace falta hacer muchos cambios en tu cocina para que el Arendo Milkloud encaje bien. Esto se debe en parte a su diseño atemporal y a la combinación de colores plata y negro, que resulta muy moderna. Por lo tanto, resulta muy sencillo dejar de forma permanente el dispositivo en una superficie de trabajo. Ahora bien, hay que tener en cuenta que la longitud del cable de alimentación es de sólo 80 centímetros.

Si la superficie de trabajo no es lo bastante grande, este espumador de leche puede guardarse en un armario. Esto no es ningún problema gracias a las pequeñas dimensiones del producto, que que sólo mide 22 x 15,4 x 12,2 centímetros. También merece la pena mencionar su peso de sólo un kilogramo.

Usabilidad. Pan comido

Para usar este preparador de capuchinos no hay que ser ningún genio, ya que sólo hay que enchufarlo a una toma de corriente adecuada, llenar el recipiente con leche y pulsar el botón de encendido. La fuente de alimentación acepta tomas de corriente de entre 220 y 240 voltios

Seguridad. Garantizado de forma óptima

Gracias a la certificación GS y a la base antideslizante, los usuarios no deben preocuparse por la seguridad. Además, el dispositivo está equipado con una protección contra sobrecalentamiento. Esto significa que si ocurre algún problema, el aparato se apagará de manera automática.

Por otro lado, este espumador de leche posee una superficie de goma, lo que evita que se te resbale de las manos. Además, la superficie de tacto suave tiene una forma ergonómica.

Adaptabilidad. Buena combinación

La potencia del espumador de leche Arendo Milkloud es de entre 365 y 435 vatios. Sin embargo, el dispositivo necesita muy poca energía, ya que en modo standby sólo consume 0,97 vatios. La capacidad máxima del aparato es de 200 mililitros cuando sólo hay que calentar la leche. Si se quiere preparar espuma de leche, entonces la capacidad de carga no debe superar los 100 mililitros.

La tapa transparente ofrece la posibilidad de ver cómo la leche se convierte en una espuma cremosa. Además, posee un anillo de sellado de silicona que impide que la leche se salga mientras se está batiendo, lo que resulta perfecto. Lo único que hay que hacer es pulsar un botón. Luego, sólo hay que verter la espuma de leche en un vaso.

Lo destacable de este dispositivo es que tiene una pared doble y es resistente a la corrosión. Los dos botones permiten decidir si hay que espumar la leche en frío o en caliente. La leche se calienta en sólo unos pocos minutos, lo que es significativamente más rápido que usar una cocina. Como el cable de alimentación está integrado en la base inferior, es posible girar el recipiente 360 grados sobre dicha base.

Guía de espumadores de leche

¿Por qué espuma de leche? ¿Porque todo el mundo la hace? ¿Porque puedes tomar expreso todo el rato? ¿Porque si no demuestras tus habilidades en el arte latte sientes que te falta algo?

No, la leche se espuma y se vaporiza por una razón, y sólo una, y es que permite mejorar e intensificar la experiencia sensorial de tomar café, especialmente un expreso.

espumador de lecheEmpecemos por ahí, por la experiencia sensorial. El café ES una experiencia sensorial. Por lo tanto, querremos hacer todo lo posible por maximizarla. Esa idea, esa verdad, será el manifiesto en nuestro viaje para preparar la leche más espumada y suave que tu cocina haya visto jamás.

Eso incluye prestar atención a todos los detalles a la hora de servir las tazas de expreso pero, por supuesto, también implica dedicar tiempo a crear una excelente leche que acompañe y envuelva al expreso en nuestro macchiato o capuchino.

Será a la vez la cosa más fácil y la más difícil (¿o será fácilmente la más difícil?) a la que te hayas enfrentado. El café con leche caliente está bien, pero no es comparable en absoluto con la textura y la sensación en boca completa y rica que proporciona una leche adecuadamente vaporizada y espumada. Si se controla de la manera correcta, es posible transformar la leche. Ahí es a donde vamos. La consecución de esta legendaria espuma es nuestra razón de existir.

Opciones de leche

Aunque es posible profundizar mucho a nivel científico en el tema de la leche, lo básico es lo siguiente:

  • La leche desnatada es la más fácil de espumar. Sin embargo, no quedará tan sabrosa en su café, y por esa razón nunca me gusta usar leche desnatada.
  • La leche semidesnatada espumará fácilmente, y supone un buen equilibrio entre facilidad para espumar y la presencia de algo de grasa que logrará una bebida cremosa y sabrosa.
  • La leche entera será la más difícil para hacer espuma. Sin embargo, quedará deliciosa en combinación con el café. La grasa adicional de la leche hará de tu latte o tu capuchino una sorpresa especial.

Recuerda que lo mejor no es crear espuma sin más, y mucho menos crear grandes volúmenes de espuma, ya que sólo necesitamos un poco. No queremos crear espuma a expensas de una experiencia más satisfactoria, así que siempre prefiero la leche entera.

En Italia usan leche entera. Si se te ocurriera pedir leche desnatada, te mirarían como si fueras algún friki de izquierdas con buenas intenciones, y obviamente te considerarán un turista que no entiende la dolce vita ni la cultura del café.

Si no dices nada y te bebes el café tal y como te lo sirven, te pondrán leche entera, será probable que disfrutes de la leche entera y volverás a casa diciendo a todo el mundo lo genial que es el café en Italia. Pero no es sólo el café, sino también la leche.

La leche es importante, así que deja que te sorprenda.

¿Primero hay que preparar el café o vaporizar la leche?

Cada máquina es ligeramente distinta.

En general, el ingrediente principal de las bebidas con base de leche es la leche, no el expreso, así que queremos centrar toda nuestra atención en crear una gran leche. Para ello, primero vierte las raciones de café en tazas precalentadas y resérvalas (con una máquina FrancisFrancis!, es mejor vaporizar primero y luego hacer el expreso). Pulsa el botón de vaporizar y deja que la máquina genere el vapor mientras preparas la leche fresca fría en una jarra limpia e igualmente fría.

  • Cuando la máquina indique que el vapor está listo, purga el tubo vaporizador para eliminar cualquier humedad y confirmar que hay suficiente vapor en la máquina para seguir adelante.
  • Y ahí vamos. Para obtener el mejor resultado, hay que generar la espuma necesaria según lo descrito anteriormente. Así que toca la superficie de la leche justo con el extremo del agujero hacia un lateral.
  • Mantén esa posición mientras la leche se espuma y se calienta. A medida que la leche siga expandiéndose, crecerá y será necesario bajar ligeramente la jarra. Sigue así y nunca intentes forzar que la leche se expanda demasiado rápido, ya que tenderán a producirse burbujas grandes.
  • Lleva la leche hasta los 65-68 grados centígrados. Dependiendo de la cantidad de espuma deseada, tendrás que estar espumando casi desde el principio y seguir hasta que la temperatura haya alcanzado los 65 grados. Con máquinas de este nivel, estarás engañándote a ti mismo si piensas que vas a atiborrarte de espuma de capuchino de textura bonita, ligeramente húmeda y con cierta consistencia. Sin embargo, puede que llegues a crear algo de espuma latte buena en términos de calidad y de cantidad. Y podrás explayarte con el arte latte y los otros libros de café.
  • El termómetro de las máquinas caseras es preciso en el sentido de que si apagas el vaporizador cuando indique 65 grados, la leche acabará teniendo 65 grados. Sin embargo, las máquinas comerciales y algunas de consumo avanzadas calientan la leche con tanta rapidez que tienes que apagar el vaporizador aproximadamente 12 grados centígrados antes de la temperatura final que desees: por ejemplo, tendrás que apagar el vaporizador a 53 grados para que la leche acabe teniendo 65 grados.
  • Dale siempre un pequeño golpe a la jarra cuando termines de vaporizar la leche, para así romper las burbujas de tamaño grande o mediano que hayan podido formarse durante el proceso.
  • A continuación del golpe, dale vueltas a la jarra de forma enérgica. A mí me gusta dejar la jarra encima de la mesa y empezar a darle vueltas mientras me imagino círculos cada vez más pequeños. Esto ayuda a darle más textura a la leche, y verás que la superficie de la misma cambia de un lustre apagado a una apariencia suave y brillante. Muy sexy.

¿Esta información te ha sido de utilidad?

Sólo haciendo clic al botón de +1 de abajo nos motivas a ampliar la información.

Algo sobre nosotros

  • Nos da igual de qué marca provenga un producto. Centramos nuestros esfuerzos en hacer análisis objetivos.

  • Si valoras las horas y el trabajo que hemos hecho para ti, puedes darnos soporte muy fácilmente simplemente usando las ofertas que te proponemos. Comprarás las mejores ofertas de internet y además nos dan una mini comisión que usamos para mantener el blog y seguir haciendo artículos.

¿Quieres comentar?

Comenta en este apartado si tienes cualquier duda.